COMO REALIZAR UNA CRITICA CONSTRUCTIVA

CRITICAR ES DAR CRITERIOS PARA CAMBIAR

 

Hacer una crítica llega a ser con relativa frecuencia una experiencia dolorosa y difícil. Puede llegar a ser también, un riesgo para la convivencia social y laboral.

 

Hacer una crítica, sin embargo, puede ser también una oportunidad para el desa­rrollo personal y social. A través de ella y con su práctica podemos ayudar a mejorar nues­tras relaciones interpersonales, los servicios que producimos y las condiciones en las que trabajamos. A través de ella, podemos ayudar a nuestros colegas y compañeros de curso o trabajo, a nuestros je­fes y a las personas que componen los equipos que pudiéramos dirigir. Porque criticar no es otra cosa que dar criterios para cambiar. “Criticar no es humillar, ni tiene por qué ser una ex­periencia dolorosa para quien la hace ni para quien la recibe”.

 

En lugar de deteriorar las relaciones con acusaciones dolorosas, la crítica bien hecha pretende incluso mejorar esas relaciones. Asimismo, es una estrategia básica en el proceso de solución de problemas y conflictos.

 

La crítica puede ser un método poderoso de comunicación. Con la crítica podemos ayudar. La crítica bien hecha transmite información útil para el cambio, se centra más en las posibilidades de cambio y de mejora del comportamiento que en “pillar” al otro en fa­llos y renuncios.

 

Criticar, puede ser un riesgo para la convivencia social y puede ser también una oportunidad para el desarrollo personal y social. Todo depende de cómo la hagamos.

 

REGLAS PARA CRITICAR BIEN

 

  1. Recuerda que nadie es perfecto. A Dios gracias el ser humano no es perfecto y por consiguiente no es poseedor de la verdad absoluta si no relativa y está sujeto a un aprendizaje continuo. Es un fenómeno absolutamente normal caer con frecuencia en el error. Ello puede ayudarte a ajustar sus expectativas en relación a las ejecuciones humanas y mantener cierta calma cuando observe algún comportamiento merecedor de ser criticado.
  2. Criticar es dar criterios para cambiar. Recuerda también que criticar no es “poner verde” o humillar al quien criticas. “Es proporcionar criterios a quien critica para cambiar y mejorar lo que está haciendo”.
  3. Tienes derecho a criticar. Puede que te debata en disquisiciones acerca de quién soy para criticar a alguien y puede también incluso que te inhiba de hacerlo por temor a molestar a la persona objeto de la crítica. Si es así, puede que te ayude pararse a pensar que criticar es también un derecho que tenemos cuando algo nos molesta o sencillamente no ocurre como nosotros esperamos y deseamos que ocurra.
  4. Sea cortés y positivo de modo habitual. La efectividad de la crítica depende de cómo se hace, pero también depende de quién la hace. Si no es fiable ni digno de crédito y confianza, es muy probable que no sea tenido en consideración cuando haga una crítica. Y si sólo utiliza la crítica como exclusivo procedimiento para el cambio, es muy probable que pierda efectividad. Por el contrario, si está investido, en su comportamiento habitual, de las características de la habilidad para motivar, tendrá asegurados los resultados que pretendas cuando quieres criticar antes incluso de que comience a hacer la crítica.
  5. No subrayes ni insista en lo mal y céntrate en lo que debería mejorarse o cambiar. Dado que criticar es dar criterios para cambiar, conviene que, en efecto, la crítica tenga una función orientadora para el cambio. Es por eso que :”un crítico excelente es aquel que se centra en las excelencias del cambio y comunica lo que le gusta o desea que cambie”.
  6. Asegúrate que la crítica que vas a hacer se basa en hechos objetivos. Evita las valoraciones y juicios de valor, pues suelen suscitar una gran resistencia por parte de la persona que es objeto de la crítica. Por el contrario, fundamente su critica en hecho probados, ciertos y contrastados. Tendrá más posibilidad de ser efectivos.
  7. Delimita el comportamiento que desea criticar. Se específico y concreto y evita generalizaciones y vaguedades.
  8. Asegúrate de que el comportamiento que critica es posible cambiar, y si no es así, no lo critique. No elija como objeto de critica un comportamiento que sabe a priori que resulta muy difícil o imposible de cambiar. Ello puede generar frustración y, sobre todo, una gran resistencia por parte de la persona que recibe la critica. Por otra parte, si anticipa que no va a obtener resultados positivos ¿para qué molestarte en criticar?.
  9. Se oportuno/a. La aceptación de una crítica está también en estrecha relación con la oportunidad del momento y de la situación que elegimos para hacerla. Encontrarse enfrascado en una tarea, tener prisa, estar con alguien o “no estar de humor’ la persona a la que desearnos hacer una crítica, pueden ser ejemplos de situaciones poco oportunas. Estas circunstancias pueden contribuir a que surjan respuestas emocionales poco propicias para la recepción y aceptación de la crítica. Una situación especialmente crítica puede ser aquella en la que se encuentran presentes otras personas significativas o relevantes para quien recibe la crítica. En esta situación, nuestro interlocutor puede estar más pendiente de qué es lo que pueden estar pensando las personas presentes que en el propio contenido de la crítica. “Hacer una crítica puede llegar a ser un asunto sumamente delicado que exige tener tacto y cuidar las circunstancias en las que se hace, hasta el punto de decidir demorarla hasta que se presente un mejor momento o situación”.
  10. Prepara la situación. Si el momento o la circunstancia no se presenta, puedes decidir tomar parte más activa y diseñar y preparar uno/a mismo la situación. Hazlo de modo tal que le resulte fácil a nuestro interlocutor aceptar la crítica. Invitarle a comer, a tomar un café, dar un paseo, darle una cita en su despacho o pedirle sencillamente información acerca de cuál sería el momento más oportuno para hablarle de una asunto importante que a ti te preocupa.
  11. Se tan beligerante con el comportamiento que critica como respetuoso con la persona a quien criticas. Conviene diferenciar el comportamiento objeto de la crítica de la persona que muestra este comportamiento. Y ello por varias razones:

 

o       Resulta injusto reducir la globalidad y complejidad de una persona al comportamiento que estamos criticando. Cuando decimos a alguien “eres un vago” o “eres un agresivo” para referirnos a un comportamiento específico relacionado con el rendimiento en una determinada tarea o a un incidente interpersonal ocurrido con otra persona, estamos, sin duda, haciendo un reduccionismo. De esta manera desapercibimos que esta persona es muy competente en otras áreas y parcelas de su trabajo y que tiene capacidad de mostrar los sentimientos más tiernos y pacíficos con otras personas o en otras situaciones y circunstancias.

o       La persona que se siente respetada cuando recibe una crítica se siente con una mayor disposición a aceptarla. Y se siente respetada cuando no incurrirnos en generalizaciones y reduccionismos y sabemos matizar y diferenciar el comportamiento que criticarnos de su persona.

  1. Utiliza “mensajes yo”. Es decir, responsabilízate de sus opiniones o de sus

   sentimientos cuando hace una crítica sin imputarlos a su interlocutor o a otra

  persona diferente.

 

13.  Se sensible al impacto emocional que la crítica puede producir. Aceptar una crítica no es fácil y cuando se recibe suele producir cierta perturbación emocional. Un modo de facilitar su aceptación es haciéndonos cargo de este impacto emocional. La habilidad para escuchar y empatizar puede ayudarnos en este empeño. Pregúntate cómo se sentiría o qué pensaría si fueras tu objeto de esa critica. Ello le puede ayudar a escuchar y “hacerse cargo” mejor del trance por el que puede estar pasando la persona a la que ustas criticando.

14.  No “mire por encima del hombro”. Es decir, no haga la crítica desde la suficiencia o no des la impresión de que lo que critica es algo que no va con su condición. Puede aumentar la probabilidad de que acepte tu crítica si lo hace en términos de compartir errores que tu también has cometido y cómo ha aprendido a afrontarlos. Esto puede ser de especial importancia cuando a quien criticas es un/a colega: “A mí también me parecía así, hasta que…” o “yo solía hacer lo mismo de la misma manera, pero…”-

15.  Se directo y utiliza un estilo asertivo. No se pierda en los “meandros” de su lenguaje. Que éste no sea largo y repetitivo. Su interlocutor se puede aburrir o “desconectar”.

16.  Ofrezca incentivos para el cambio. Ofrezca ayuda y comprométase a   colaborar para resolver la situación.

17.  Anticipa los obstáculos. Con gran probabilidad se va a encontrar con respuestas defensivas de quien es objeto de su crítica. Si conoce a su interlocutor, te resultará fácil anticipar algunas de ellas y preparar algunas estrategias para afrontarlas.

18.  Valora y da significado a la tarea. Si la crítica se realiza sobre la ejecución de una determinada tarea, ésta será tanto más efectiva cuánto más se valore. Una persona que no tiene en estima el trabajo que está realizando es más difícil que se empeñe en realizarlo mejor. Es por ello que cuando decida hacer una crítica por una ejecución deficiente es conveniente que enfatice la importancia y significación de la tarea. Si observa gestos en el interlocutor de minusvaloración de la propia tarea que está ejecutando o tiene la certeza de ello, muestra acuerdo parcial diciendo “Mira, tal vez usted no crea que su trabajo es importante, pero…” y argumenta..

19.  Convierte la crítica en un objetivo de la persona a quien critica. Un modo de comprometerse aún más con los objetivos de cambio implícitos en la crítica es logrando que estos objetivos los haga suyos la propia persona a quien critica. Así, por ejemplo, cuando estás criticando a una persona por demorar excesivamente la realización de un trabajo puede decirle “Si te digo esto es porque sé que lo vas a entender, porque sé que te incomoda también el que los trabajos acordados no estén en los plazos previstos”.

20.  Trata de obtener fed-back. Pedir expresamente la valoración u opinión de su interlocutor acerca de lo adecuado o inadecuado o impacto de su crítica puede ser un modo muy efectivo no sólo de aumentar su eficacia, sino también, y sobre todo, de corregirla si ésta no es prodecente. Por otra parte, ser sensible al impacto que tu crítica puede tener en el otro “te convierte a ti en una persona respetuosa y con la que la gente se siente más comprometida”.

21.  Asume la crítica. Evita “pasar de puntillas” por los comportamientos que deseas criticar y no te entretengas tan sólo con breves y fugaces comentarios negativos para después olvidarse del asunto. Criticar es una tarea relativamente compleja en al que tu asume la responsabilidad de ayudar a cambiar y no puede. por tanto, despacharlo con un breve comentario crítico del comportamiento que le molesta o le causa problemas. Si deseas ser efectivo, ha de asumir la crítica como parte de un proceso de solución de problemas.

Bibliografía: Curso de habilidades sociales y comunicación de  (CAM).

About these ads

3 respuestas a COMO REALIZAR UNA CRITICA CONSTRUCTIVA

  1. pcampillo dice:

    No estaria mal la fecha del curso, para que la bibliografía quedar más completa

  2. Javier dice:

    Bueno pues quería dar las gracias, por este texto, ya que me ha servido bastante para hacer las críticas realizadas en estos dos meses.

    Yo he intentado ceñirme lo más posible a esta forma de crítica constructiva, ya que al leer este texto es totalmente cierto que hay que seguir todos estos pasos para crear una crítica buena y que no te puedan hacer una contracrítica, por no tener pie lo que estas diciendo.

    Por eso tambien, queria decir, lo que me ha parecido este trabajo que nos ha ocupado estos dos meses de las críticas constructivas y lo que quería decir, es, que me parece muy sensato y de gran utilidad hacer este tipo de trabajo, porque es muy importante el día de mañana saber hablar de una forma correcta con respeto y saber en cierta manera lo que estas hablando y no criticar porque las masas lo hacen.

    Para terminar, quería expresar una frase célebre sacada de un proverbio chino, en relación a lo que he dicho de que hay que saber criticar y es la siguiente:

    “El necio no sabe lo que dice, y el sabio no dice lo que sabe”

    Un saludo y gracias.

    FELICES FIESTAS.

  3. ANTONIO GONZÁLEZ QUINTANA dice:

    Felicitaciones por el Texto.
    Si esta forma de ponerse de acuerdo con el “enemigo” se implementara en los Planes y Programas de Educacón Basica de todo el planeta, pondríamos en grado obsoleto la carrera armamentista.
    ESTE ES EL CAMINO DE LA PAZ Y CONVIVENCIA ENTRE HUMANOS.
    Atte.
    Antonio Gonzáelz Quintana. Maestro

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: